Años oscuros ocurrian en la Edad Media por toda Europa, época de castillos, juglares, clero y bosques oscuros tan amplios como ciudades enteras de la actualidad.

Es la época de la peste, de las tinieblas y del miedo tan primitivo como el ser humano.
Las leyendas sobre criaturas sobrenaturales eran muy comunes en la cultura del medievo. Sin excepción todos creían en el maligno, quizá con más fervor que en Dios... La explicación es porque Dios no posee el poder de desplegar tanta fuerza como el terror produce en los hombres.
Las criaturas de la noche era lo más temido, enfrentarse a lo desconocido, las leyendas hablan de seres que caminan por las tinieblas buscando alimentarse de sangre. Otras leyendas hablan de hombres mitad bestia y humano...

Desde aquellos tiempos remotos se pueden ver esculpidos, escritos y representados aquellas criaturas en los lugares más sagrados como las catedrales góticas. Las leyendas hablan de seres que poseen colmillos afilados y pueden ver en la oscuridad.

Vampirismo o licantropía... Dos mundos paralelos al nuestro, dos mundos que se desconoce su origen. El humano trasformandose en aquel ser que acecha entre los árboles... Caza compulsivamente, el lobo siempre hambriento.
Se habla de espiritus humanos muertos reencarnados en animales o el animal como vehiculo de una alma condenada por algún hechizo.
Muchas historias hablan de la época en la que el mito y la realidad se juntan. Una atmósfera enfermiza dónde la gente teme por su vida cuando llega la noche.

Existen escritos antiguos e historias que llegaron de generación en generación relatando aquellas criaturas de las que nadie se atrevía a nombrar. Hoy en día se le rinde una subcultura que el propio cine ha llevado a cabo... Hoy no existe el temor, sino la veneración creando incluso héroes en la gran pantalla...